En busca de la felicidad (Por Néstor Piñerúa)

Vivimos en una constante lucha en busca de la felicidad. Hay quienes afirman que hay momentos felices, que la felicidad eterna no existe, y puede que esta premisa sea cierta. Muchos sueñan con llegar a ser millonarios. Otros sueñan con sanar su cuerpo, alma y corazón.

Hay que partir del hecho de ser feliz con uno mismo. Para amar a otros hay que aprender a amarse a uno primero, de conocernos y reconocernos, de aceptarnos tal cual somos. Creer en la imperfección del ser humano, así como en la capacidad de corregir nuestros errores. Creer en nuestro talento, en nuestra voluntad, en nuestros sueños, en la ambición sana de corazón y en el éxito.

La felicidad radica en obtener paz y transferirla al prójimo, en vivir y dejar vivir, en amar a nuestros seres queridos, en hacer amigos y cultivarlos, en gozar y agradecer nuestra salud, en las oportunidades que Dios nos da cada día. En tener la bendición de respirar, caminar. En disfrutar una buena comida, una amena conversación, un clima delicioso, un rico café, un mágico beso, una sonrisa, un extraordinario momento.

Vivamos el presente como si no hubiera otro mañana. Respetemos opiniones, creencias, culturas y religiones. Hagamos un favor, demostremos nuestro corazón. Dejemos atrás la arrogancia temporal. Trabajemos con humildad. Seamos promotores de paz y sigamos en busca de nuestra felicidad.

Deja un comentario