Empleados vs. Empleadores

En un país afectado por una fuerte crisis económica, moral y anímica, es difícil mantener sanos los ambientes laborales, ya que, todos los factores que influyen en el venezolano permean cualquier ámbito de su vida.

Llega a su trabajo entre 7:00 am y 8:00 am y ya, en esta etapa temprana del día, ha vivido decenas de cosas que lo desaniman (que no ejemplificaré porque este no es un artículo para desanimar a nadie, sino todo lo contrario, pero créanme que pueden ser muchas); pero al llegar se encuentra en su entorno con personas con su mismo estado o peor y se forma la típica conversación cuya conclusión estrella es “lo arrecha que está la vaina” y que “la plata no alcanza ni para lo básico”.

Entre tanto, en aquella empresa, varios pisos más arriba, hay en un escritorio, un sujeto con una corbata negra ya algo suelta, tomándose una aspirina, respirando profundo pensando en sus empleados y sus finanzas como “un problema bastante serio”. Ya no piensa en proyectos nuevos, su mente está ocupada en como solucionar sus problemas operacionales, sus empleados más talentosos se fueron del país, los pocos expertos que quedaban renunciaron por la sobrecarga de trabajo y la baja remuneración… Evidentemente, no es ajeno al estado de ánimo de los que tiene, pero cree que no puede hacer mucho al respecto, su mente sigue ocupada en cómo sobrevivir en una economía adversa.

Todos los días renuncia alguien, algunos por oportunidades en el extranjero, otros porque su salario cada día alcanza menos, esto unido a que la carga de trabajo y la presión es cada día mayor… Los que se quedan despiden a los que se van felicitándolos por la buena decisión (irse de esa empresa es siempre una buena decisión).

Al final… Empleados y empleador se ven uno al otro como un problema. Los empleados sienten que no se les valora lo suficiente, a los empleadores cada vez se le hace más difícil mantener un salario apropiado para sus empleados.

La presente reflexión la quiero dirigir específicamente a empleadores, ya que, en ocasiones algunos parecieran creer que el único problema del “Recurso Talento Humano” es económico.

Lamentablemente la bonanza en Venezuela ha mal acostumbrado a los venezolanos a resolver todos los problemas a base de plata, se pensaba que a mayor retribución económica, mayor felicidad en el personal… Pero son tiempos distintos, en el que se le exige a los empresarios y líderes mucha más creatividad. ¿Es difícil? SÍ… MUY DIFÍCIL… Se asemeja a la creatividad que tenemos que aplicar los caballeros para conquistar una dama en tiempos en los que un chocolate puede costar la mitad de tu sueldo.. Pero no es imposible… Lo importante es dejar, de una vez por todas, de ver a los empleados como parte del inmobiliario de la empresa, prescindir de sus sueños, de sus preocupaciones, de sus sentimientos.

Personalmente, a cualquiera le encantaría llegar a su sitio de trabajo y que este fuera un escape a todos los problemas de afuera, que transmitiera positivismo, esperanza, y que no ahonde en las penurias que vivimos día a día… En especial, muchas ocupaciones (como el desarrollo de software) la motivación juega un rol de vital importancia, ya que, motivación implica directamente producción.

Tan simple como algo de empatía y flexibilidad pueden ser el comienzo de un ambiente laboral más sano… Materializarlo con horarios más flexibles, teletrabajo en caso de aplicar o días libres pueden ser un comienzo. Un área de descanso/distracción bien pensada pudiera generar más beneficios de los que crees. Imagina… ¿Qué prefieres? Un empleado que descanse el cuerpo y la mente una hora (porque ten por seguro que, en su casa puede que sea más lo que se canse, que lo que descanse), pero que rinda 6 horas… ¿O que esté 8 horas improductivas luchando con el cansancio y el trabajo? :-/

Es importante abrir la mente y el corazón. Dejar atrás la gerencia despótica parecida a la línea de mando militar y ser flexible, innovadores y abiertos al cambio. Ser una familia.

No debe ser Empleados vs. Empleadores… Es hora de evolucionar y ser Empleados y Empleadores juntos por un montón de objetivos en común (personales y empresariales).

Deja un comentario