Pensamiento Convergente vs. Pensamiento Divergente

A continuación voy a dar dos conceptos que se refiere al modo de pensar de una persona.

Los términos convergente y divergente, hablando del pensamiento, vienen de los estudios del psicólogo estadounidense Joy Paul Guilford (1897–1987), conocido por sus trabajos sobre la inteligencia humana.

El pensamiento convergente es el tipo de pensamiento estricto, directo; un problema, una solución, como las ecuaciones, como los rompecabezas, como los manuales de instrucciones para hacer algo… Como aquel profesor que te ponía una calificación negativa porque en el examen no respondiste la pregunta usando la metodología que el dio en clase.

El pensamiento divergente se refiere al pensamiento amplio, creativo; un problema, múltiples soluciones, una meta, muchos caminos para llegar a ella, como tener un montón de piezas de Lego para armar lo que nos de la gana. Como aquel profesor que te ponía una calificación positiva a pesar de contestar la pregunta usando la metodología que el no dio en clase.

Dentro del pensamiento divergente existen tres conceptos importantes la fluidez, la originalidad y la flexibilidad.

La fluidez es la capacidad de generar un conjunto de múltiples soluciones dado un único estímulo, por ejemplo,

¿Cuántas palabras puedes decir que comiencen por la letra A en 20 segundos?

¿Cuántos dibujos puedes hacer a partir de un círculo?

 

La originalidad es la capacidad de producir ideas raras, remotas y novedosas.

La flexibilidad es la capacidad de practicar la fluidez, pero mirando el problema desde ángulos diferentes y olvidando los hábitos del pensamiento. Así es como podemos encontrar soluciones diferentes. La flexibilidad permite replantear una situación, reinterpretar, cambiar. Permite reencuadrar un problema y cambiar el prisma bajo el cual se mira.

Fuente: Creatividad y Pensamiento Lateral.