Si tu meta es demasiado grande: Divide y vencerás

Quizás parezca un concepto sencillo, pero puede pasar que nuestros objetivos sean demasiado ambiciosos o grandes y nos frustre la cantidad de trabajo requerido para alcanzarla… Por ejemplo, desarrollar un sistema grandísimo o aprender a tocar tener una empresa de desarrollo de software. La técnica del Divide and Conquer (Divide y vencerás) puede ser una buena aliada para tratar de acotar nuestro proyecto… Es decir, dividir esa gran meta en varias partes e ir enfocando nuestros esfuerzos en conquistar cada parte por separado o de manera incremental.

Por ejemplo, para desarrollar un sistema grande, probablemente puedas desarrollar funcionalidades o módulos y luego ir integrándolos con otros cuando tengas estables las partes. O si quieres ser Youtuber, pues graba unos videos, subelos y ve como te va. O si quieres ser un cantante de fama, canta en las fiestas de cumpleaños de tus amigos y conocidos y ve probando, aprendiendo y aumentando tu proyecto.

En resumen, si la meta/proyecto es grande, divídela en sub-proyectos que puedas hacer más fácilmente y concéntrate en él, y si ese es demasiado grande, vuélvelo a dividir y concéntrate en él. Así hasta que las partes se te hagan alcanzables y no descanses hasta lograr esa parte, y luego ve por la siguiente parte y así hasta que alcances tu meta más grande y ambiciosa.

Experimento de Foco: la única métrica

Una meta, un negocio, un emprendimiento y en general cualquier proyecto que queramos llevar a cabo genera un montón de datos… Las estadísticas nos preocupan, todo el tiempo hablamos de medidores, indicadores, métricas, datos, datos y más datos.

Cuando tenemos un proyecto queremos que todas nuestras métricas sean lo mejor posible… Sin embargo esto puede dispersarnos de las cosas realmente importantes, en el canal Libros para Emprendedores nos proponen el ejercicio de concentrar nuestros esfuerzos en una sola métrica. Particularmente siempre en el caso de mis blog, siempre le he dado prioridad a la cantidad de visitas mensuales, para este año me propongo, que las visita de cada mes sean superiores a la del mes anterior.

Creo que vale la pena intentar el experimento.

 

¿Por qué dejar de ser un niño?

Una pregunta… ¿Por qué cuando crecemos y nos convertimos en adultos nos da por olvidarnos de seguir haciendo las cosas que los niños hacen mejor que los adultos? Por ejemplo, esa capacidad de hacer TODO con diversión y entusiasmo (si no es obligado), esa curiosidad y sed de conocimiento, esa falta completa de miedo al fracaso… ¿Por qué si los niños tienen una mentalidad tan maravillosa perdemos con el tiempo todas esas habilidades que nos hacen evolucionar?

Hace 4 años aproximadamente trabajaba enseñando a personas de la tercera edad el uso de las computadoras y las aplicaciones básicas… Y la barrera más difícil de superar no era la capacidad de aprendizaje,no, era el miedo de hacer cosas en la computadora, pensaban que podían dañarla o que un error podía ser grave. Yo les preguntaba ¿Por qué un niño de 4 años puede usar la computadora, las tablets y los celulares mejor que nosotros? ¿Acaso en el vientre materno hay una biblioteca y leyeron todos los manuales de uso? ¿O es que ya el cordón umbilical viene con conexión a Internet? Nada de eso… Si observan bien ellos toman un dispositivo y lo “jorungan”, lo toquetean, lo analizan, aprietan, tocan, registran, buscan botones, intentan desarmar, mueven, etc., y nunca se preocupan si dañan el dispositivo o no, hacen una acción y observan qué hace el dispositivo en consecuencia y así van aprendiendo a usarlo… ¿Cómo se aprende a usar un juego por ejemplo? Tocas cada botón y analizas que cosa pasa al tocar ese botón.

Con el paso de los años vamos adquiriendo un estúpido temor de equivocarnos, de hacer las cosas mal y eso nos impide aprender cosas nuevas, solo por no atrevernos a vernos a nosotros mismos como novatos o débiles en un área.

Así que, ¿Por qué dejar de ser un niño? ¿Por qué crear en nosotros barreras para nuestra propia evolución? Sigamos teniendo nuestras almas infantiles, trabajemos con el entusiasmo de los niños, aprendamos con la curiosidad y observación de un niño, tratemos con otras personas como niños, sin rencores, sin competencia insana, hagamos las cosas sin tanto ‘pero’…

Seamos felices y punto.

 

Falta de capacidad como indicador de éxito de un sitio web

Una pequeña startup* que llamaremos RedBuho quiere publicar en Internet un sitio web con su idea empresarial, se trata de una red social general para compartir y guardar cualquier tipo de material multimedia.

El dueño de RedBuho (dueño, programador, analista, diseñador y el que hace todo porque es el único), ideó su portal en PHP* y MySQL* ya que, le resulta muy sencillo encontrar servidores gratuitos o muy económicos para subir su desarrollo.

El dueño de RedBuho, que llamaremos Mr. Bigowl, quiso probar un poco su conocimiento de Lean*, así que publicó su red social con las mínimas características necesarias para que fuera operativa.

Luego de dos meses, un famoso y respetado profesor de informática y seguridad en la web, con muchos seguidores en Youtube por lo didáctico y actualizado de sus videos, hizo una reseña de esta nueva red social, mencionó que a pesar de tener muy pocos usuarios, menos de 100, ofrece unas características innovadoras y muy interesantes. Inmediatamente, en una hora, RedBuho pasó de 85 usuarios a 1200, a la siguiente hora a 3500 y a la siguiente hora el portal dejó de funcionar por el exceso de visitas y registros.

En los siguientes días RedBuho tuvo serios problemas de disponibilidad, se caía constantemente, tenía lentitud, etc…

Hasta este punto de la historia probablemente alguien pensaría que Mr. Bigowl se equivocó al decidir montar su red social en un server gratuito, que no tuvo previsto soportar cierta cantidad de usuarios, que planificó mal, en fin, que todos estos eventos pueden verse como un fracaso.

Nada más alejado de la realidad…

Mr. Bigowl tuvo el problema más deseado por una empresa emergente, la falta de capacidad para un exceso de demanda. No ha fracasado, al contrario, tuvo demasiado éxito.

Ahora vienen nuevas decisiones…

  • Limitar la cantidad de usuarios mientras comienza a ser rentable el sitio.
  • Arrendamiento de hosting con más capacidades.
  • Buscar apoyo con publicidad u otro tipo de patrocinio

Lo realmente agradable es que alguna decisión tendrá que tomar. Si el sitio no hubiera tenido éxito, el pequeño cascaron de un hosting gratuito le hubiera sido suficiente para tener su proyecto.

Las conclusiones a las que quiero llegar son las siguientes:

  1. No llenes tu lista de cosas por hacer antes de lanzar tu producto. Sal al mercando con lo mínimo que necesites (eso se llama Producto Mínimo Viable).
  2. Si lanzaste tu producto y tienes problemas de capacidad, celébralo, porque ahora tendrás la tarea de pensar una estrategia para sopesar esa carencia, eso es un reto que deriva del éxito.
  3. No le temas al fracaso. El fracaso es información para mejorar.
  4. No le temas al éxito.

Glosario:

Startup: Una compañía startup, compañía de arranque, compañía incipiente o, simplemente, compañía emergente es un término utilizado actualmente en el mundo empresarial el cual busca arrancar, emprender o montar un nuevo negocio y hace referencia a ideas de negocios que están empezando o están en construcción, es decir son empresas emergentes apoyadas en la tecnología. [wikipedia]

PHP: Lenguaje de programación, muy usado.

MySQL: Base de Datos.

Lean Startup: Filosofía para abordar el lanzamiento de negocios y productos que se basa en aprendizaje validado, experimentación científica e Iteración en los lanzamientos del producto para acortar los ciclos de desarrollo, medir el progreso y ganar valiosa retroalimentación de los clientes. De esta manera las compañías, especialmente startups pueden diseñar sus productos o servicios para cubrir la demanda de su base de clientes, sin necesitar grandes cantidades de financiación inicial o grandes gastos para lanzar un producto.

Hosting: Servidor o servidores que sirven que ofrecen los recursos necesarios para alojar un sitio web y hacerlos de acceso público en Internet.