Creatividad y habilidad artística ¿Es exclusivo de los que nacen con ese don?

Respuesta corta: NO.

Muchas personas tienen la creencia que, por no tener una habilidad, no se puede a lo largo de la vida, adquirir esa habilidad, esto incluso más marcado en el contexto artístico. Muchas personas suelen creer que para practicar música hace falta oído musical, o para ser escritor o pintor, o cantante, o creativo hace falta nacer con este talento… ESO ES FALSO.

Cualquier habilidad o destreza, física o mental se puede adquirir a lo largo de la vida. Música, pintura, canto, incluso la creatividad misma (que algunos creen que no la tienen) se puede fortalecer estudiando y practicando (mira este curso si no me crees https://miriadax.net/web/creatividad-y-pensamiento-lateral).

Es importante decir que sí, es cierto que muchas personas nacen con una especie de don que los hacen buenos para cosas específicas, pero eso no significa que cualquiera de nosotros con el esfuerzo suficiente podamos convertirnos en verdaderos maestros en cualquier área.

Si eres de las personas que dicen: “Yo no sirvo para…” no es porque hayas nacido sin el don de poder hacerlo, la verdad es que simplemente no has buscado el modo de aprender eso que quieres lograr. Es mejor escudarse en la excusa “no es que no tengo creatividad” que buscar en Google “Técnicas de creatividad”, es más fácil decir “no es que yo no tengo oído musical” que meterse en clase de música, porque lo que tu tienes es vergüenza de que se burlen de ti, por estar mayorcito o mayorcita y aprender algo nuevo, porque creciste, te hiciste adulto y te da miedo pasar la pena de aprender cosas nuevas y cometer errores de novato.

Un niño aprende por el sencillo hecho de que no tiene miedo a equivocarse. Haz tu lo mismo. Deja de ser un adulto y aprende feliz como lo haría un niño. Equivócate y diviértete, que la vida es una sola y hay muy poco tiempo para toooooooooodo lo que podemos aprender en su transcurso.

😉

Pensamiento Convergente vs. Pensamiento Divergente

A continuación voy a dar dos conceptos que se refiere al modo de pensar de una persona.

Los términos convergente y divergente, hablando del pensamiento, vienen de los estudios del psicólogo estadounidense Joy Paul Guilford (1897–1987), conocido por sus trabajos sobre la inteligencia humana.

El pensamiento convergente es el tipo de pensamiento estricto, directo; un problema, una solución, como las ecuaciones, como los rompecabezas, como los manuales de instrucciones para hacer algo… Como aquel profesor que te ponía una calificación negativa porque en el examen no respondiste la pregunta usando la metodología que el dio en clase.

El pensamiento divergente se refiere al pensamiento amplio, creativo; un problema, múltiples soluciones, una meta, muchos caminos para llegar a ella, como tener un montón de piezas de Lego para armar lo que nos de la gana. Como aquel profesor que te ponía una calificación positiva a pesar de contestar la pregunta usando la metodología que el no dio en clase.

Dentro del pensamiento divergente existen tres conceptos importantes la fluidez, la originalidad y la flexibilidad.

La fluidez es la capacidad de generar un conjunto de múltiples soluciones dado un único estímulo, por ejemplo,

¿Cuántas palabras puedes decir que comiencen por la letra A en 20 segundos?

¿Cuántos dibujos puedes hacer a partir de un círculo?

 

La originalidad es la capacidad de producir ideas raras, remotas y novedosas.

La flexibilidad es la capacidad de practicar la fluidez, pero mirando el problema desde ángulos diferentes y olvidando los hábitos del pensamiento. Así es como podemos encontrar soluciones diferentes. La flexibilidad permite replantear una situación, reinterpretar, cambiar. Permite reencuadrar un problema y cambiar el prisma bajo el cual se mira.

Fuente: Creatividad y Pensamiento Lateral.