#Genesis6001: Capítulo 002 – Decisiones

Al día siguiente Eva regresó al poblado y encontró al sabio aldeano con el que hablara el día anterior.

Carrnicero

Hola niña, has regresado, si tienes dieciséis piezas de carne de cerdo cruda te las puedo cambiar por una esmeralda. Aprovecha la oferta, con esmeraldas puedes hacer buenos intercambios y conseguir objetos únicos.

trade_carnicero_minecraft - mini

Hola. – Respondió. Luego de un breve silencio agregó. – He pasado una noche terrible. El bibliotecario me advirtió que la noche era peligrosa, pero no sabía a que extremo.

Luego en el rostro de Eva comenzaron a correr sus lágrimas. Eva parecía cansada, sus piernas parecían gelatina. Estaba herida y hambrienta. Cuando parecía a punto de colapsar el aldeano le dijo:

Veo que has tenido una dura noche, pero puedes pasarlas en alguna casa deshabitada de la aldea y hacer pan con el trigo de nuestros cultivos, así no tendrías que preocuparte más.

Hay tanto que quisiera saber, pero no tengo idea qué debo preguntar. No entiendo el mundo que me rodea. Tener una identidad y un lugar no ha sido suficiente. Me siento tan débil, tengo miedo, pero pensar en no poder alejarme lo suficiente para conocer el mundo más allá del bosque me hace sentir peor. Ayer desde las montañas logré ver luz. ¿Podrá ser otro poblado? Todo es nuevo para mi y quisiera conocerlo.

vista_hermosa

El aldeano sonrió y le dijo.

No creo que seas débil. Sobreviviste a una noche hostil, desconociendo los peligros del exterior, sin saber exactamente como defenderte, únicamente con tu instinto de supervivencia. Con algo de experiencia y conocimientos podrías viajar lejos sin tener que correr riesgos innecesarios. Claro, eso siempre y cuando ese sea tu deseo. Yo suelo pensar que nuestros momentos de mayor fragilidad en el futuro son los que se acercan más al presente, ya que, cada instante que vivimos hace que ganemos más sabiduría. Ayer no conocías lo peligrosa que podía ser una noche en el exterior, pero hoy lo sabes, con eso puedes tomar la decisión si evitarla o enfrentarla con una nueva estrategia.  – Una vez más las palabras de este aldeano consolaban un poco el confundido corazón de Eva. – Acompáñame a los cultivos, aunque soy carnicero de oficio te puedo enseñar a hacer pan, así podrás recuperar tu energía.

Mientras caminaban, el aldeano le pidió que le contara sus vivencias durante la noche.

Eva suspiró. Tomó aire y se concentró para comenzar su relato.

[-Continuará-]

Ver capítulo anterior