#SE-003: Teoría de la felicidad

Una teoría/razonamiento bastante sencillo, pero a mi gusto poderoso, que me lleva a pensar que la preocupación es un sentimiento innecesario, un lastre emocional, a pesar que las madres se han encargado desde el principio de los tiempos en sembrar el sentimiento que la preocupación es necesaria.

Si tienes una tarea que hacer, un problema, un proyecto, un evento o algo que resolver, no tienes porque preocuparte, tienes que OCUPARTE en resolverlo, algunos dicen “atacar el problema” a mi esa expresión me parece algo violenta, pero es la idea, porque la preocupación no te ayudará a tomar mejores decisiones, al contrario, obstruye el razonamiento. Si estudias para un examen preocupado, has perdido gran cantidad de dominio de ti mismo, y para un examen tener control de tus emociones es importantísimo. ¿Sabes que pasa si estudias preocupado? Que el miedo de reprobar te va a llevar a estudiar de más, estarás la noche estudiando y al día siguiente estarás cansado, y cuando estás cansado no razonas bien, por lo tanto tu rendimiento académico disminuye. ¿Qué tienes una entrevista de trabajo? Lo mismo, lo más importante en una entrevista es estar relajado y ser tu mismo, sincero y sereno. En fin, cualquiera de esas cosas que te dan miedo tienes que tratar primero de quitarte la preocupación y el miedo y luego trabajar en el tema, no al revés. Los problemas no se resuelven con preocupación, se resuelven actuando de manera inteligente.

Pero en ocasiones no tenemos la posibilidad de hacer mucho o nada. Una enfermedad, la distancia, la muerte, separaciones, rupturas, largas esperas y un sin fin de cosas que podrían mortificarnos pero que no están a nuestro alcance resolver… Pero, si no podemos solucionarlo ¿Por qué mortificarnos? Y sí, muchas veces nos dirán que tenemos la empatía en el trasero porque la gente se preocupa y tu no, pero ¿Qué ganas mortificándote por algo que no está bajo tu control? NADA, desde ya te lo digo, pierdes energía valiosa que le puedes dedicar a otra cosa realmente importante.

En conclusión, considero que la preocupación realmente es un sentimiento inútil y contraproducente, mejor es ser feliz y actuar día a día para serlo.

Consejos para ser autodidacta en el aprendizaje de la música

Esta es la historia de Santiago. Santiago es un joven que está comenzando en el mundo de la música, quiere tocar guitarra, teclado, violín, ukelele, bajo y batería. Quiere aprender miles de canciones y trata de aprenderlas a tocar todas a la vez, pero tras varios meses no ha dominado ninguna y se siente frustrado… Si tu eres como Santiago quizás te interese leer toda la información a continuación. 😉

Hoy en día, con el auge de las comunicaciones y las nuevas tecnologías, es más sencillo encontrar material educativo en Internet. En el caso del aprendizaje de instrumentos musicales, muchos músicos profesionales ofrecen gratuitamente cursos, tutoriales o consejos a través de redes sociales como YouTube, de los más diversos instrumentos musicales, que van desde los más conocidos como guitarra, teclado, ukelele… Hasta canales más específicos como melódica, cuatro, maracas, etc.

Esto es pareciera una ventaja para el aprendiz autodidacta, como Santiago, pero allí lo ven, pasan los meses, y en lugar de navegar entre tanto material, naufraga sin un rumbo fijo. Cuando las personas tienen un maestro, esto no sucede, ya que, estos guían el rumbo del aprendiz y hacen que tengan objetivos específicos… pero… ¿Esto quiere decir entonces que Santiago no puede aprender a ser un gran músico? No, todo lo contrario, Santiago puede serlo, siempre y cuando tenga en cuenta ciertos tips.

– Organización: En primer lugar, es importante entender en qué orden debe suceder el aprendizaje. Naufragando entre videos es fácil perderse en las prioridades. Para aprender cualquier instrumento comúnmente se siguen una misma secuencia, ejemplo:

  1. La postura correcta.
  2. La anatomía del instrumento (partes, variedades, funciones de las piezas, tipos, etc).
  3. Afinación.
  4. Cuidados, mantenimiento.
  5. Notas y acodes (conceptos básicos de música).
  6. Notación (como se escribe la música para el instrumento).
  7. Ejecución (como se le comienza a sacar sonidos al instrumento).
  8. Canciones.
    1. Básicas
    2. Intermedias
    3. Avanzadas.

Para organizarse, Santiago tendría que tomar los videos que va encontrando en la red y organizarlos según el orden anteriormente descrito… Por lo tanto, no debería comenzar a practicar canciones avanzadas, sin dominar las básicas, o incluso no debería ni agarrar la guitarra sin saber cual es la postura correcta, ya que, esto podría ocasionarle lesiones.

Pero supongamos que Santiago ni siquiera sabe cual sería el orden en el que sucede el aprendizaje de su instrumento favorito. En este caso la mejor idea es consultar los libros. Estos tienen la gran desventaja (que para este caso es una ventaja), ellos tienen que ser estrictamente secuenciales. Si Santiago consulta muchos libros se dará cuenta que todos siguen patrones similares.

Una vez organizado el material, ya Santiago podrá tener un rumbo más claro para navegar las aguas de la red.

– Disciplina: La disciplina es una de las características que separa al aficionado del profesional. Son importante la practica diaria y constante, canalizar la pasión a la acción, el autocompromiso. El autodidacta al no tener presiones externas debe generar sus propias reglas y estas deben ser estrictas y sagradas. Es comprensible que si Santiago no se compromete a ser constante, podrán pasar años sin sentir un progreso.

– Evaluación: Otra de las dificultades del autodidacta es la carencia de un evaluador del progreso del aprendizaje (otro rol que cumple el maestro), para minimizar esta carencia Santiago puede valerse de lo siguiente:

  • Grabaciones: a veces ver videos de nuestras propias interpretaciones resulta odioso, porque creemos que el sonido es mucho peor de lo que escuchamos al tocar, pero también es algo que debemos hacer para poder tener una idea de como nos oyen otras personas. Además, descubrirá muchas cosas que mientras toca son difíles percibir.
  • Tocar para amigos: tocar entre compañeros, amigos u otros aficionados es una manera de enfrentarse a un público, y sin duda este es un excelente juez. En especial si Santiago tuviera amigos músicos. Esto también ayuda a enfrentar el miedo escénico, aumenta el autoestima y por lo tanto la motivación.
  • Retrospectiva: Es recomendable que cada cierto tiempo Santiago se siente a meditar y reflexionar las cosas en las que le ha ido bien y se siente seguro, estas cosas deben mantenerse en el tiempo o reforzarse de ser posible; también debe reflexionar aquello que con lo que se siente incómodo, y debe planificar como abordar estos puntos de mejora.

– Metas / Retos: Es sumamente importante establecerse metas concretas, correctas y realistas. Sentirse retado es un factor de motivación también. Ejemplo de metas serían: dominar una canción o un solo en un tiempo determinado, grabar un cover, preparar un concierto o una presentación, aprender una escala, practicar todos los días un ejercicio. Una vez dominada una meta, el reto de la siguiente tiene que ser igual o mayor.

– Foco: Uno de los retos más difíciles de superar para las personas que quieren aprender múltiples instrumentos como Santiago es la capacidad de enfocarse en una cosa a la vez. Es probable que, queriendo aprender y practicar muchas cosas, terminemos por no hacer ninguna. Además en el enfoque debe prevalecer un orden como comentaba anteriormente. En el caso de Santiago, sus instrumentos favoritos son la guitarra y el teclado casi por igual.

Un proceso típico de aprendizaje efectivo podría ser el siguiente: En primer lugar enfocarse en un sólo instrumento, digamos que lanzó una moneda y eligió la guitarra… Luego debe planificar su proceso de aprendizaje, organizar sus materiales, elegir una meta concreta con ese instrumento, por ejemplo, tocar “Los Pollitos Dicen” y concentrarse al máximo en esa meta. A veces queremos aprendernos canciones complicadas sin aprender lo básico, pero es importante hacerlo. Es muy aconsejable comenzar con piezas muy sencillas, dominarlas perfectamente e ir dominando progresivamente ejecuciones más complicadas. Esto dará a Santiago la sensación de progreso y por lo tanto mayor motivación para continuar.

Para concluir, considero que el aprendizaje autodidacta pudiera llegar a requerir mayor esfuerzo, ya que, tenemos muchos retos adicionales que no tendríamos con la guía de un experto, sin embargo, si contamos con una metodología adecuada y mucho sentido común, no hay límites a lo que podemos lograr.

No tengas miedo de explorar por tu cuenta algún instrumento, no hay nada que puedas imaginar que no puedas lograr, solo convierte tus sueños en metas concretas y verás como comenzarás a materializarlos.

Mucho ánimo 😉

Bullying Cultural

martin-prince-venganzaLa mayoría de personas cultas son fascinantes (para mi), sin embargo, hay individuos que usan su cultura para creerse mejor que los demás, pareciera que cada libro que consumen o cada habilidad que desarrollan, aumentan su ego y su prepotencia.

Yo siempre he creído que no hay personas “brutas” (de hecho odio esa palabra)… El que me conoce, sabe que, una de las pocas cosas que logran molestarme, es que la gente diga “es que soy muy bruto para esto” o “es que estoy muy vieja para aquello”…

Les tengo dos grandes verdades:

  1. NADIE es bruto. Todos tenemos la capacidad de aprender y desarrollar habilidades. ¡Claro! Hay personas que brillan por tener habilidades natas, para ciertas actividades, eso se llama APTITUD y es un caso aparte. Lo importante es que la vida te puede sorprender con la sabiduría de aquellos que parecen poco letrados. En mi vida, más de una conversación con un vigilante, con una señora de limpieza o con un niño me ha dejado más conocimientos, valores o crecimiento personal que muchas horas de clases en la Universidad.
  2. No hay límites para el ser humano. Ciego, sordo, gordo, mocho, loco, tullido, viejo, son sólo excusas, muchas veces causadas por etiquetas tontas, no importa tus condiciones, si tu quieres algo lo puedes lograr. Te doy dos ejemplos: ¿Conoces a Maickel Melamed? Él, a pesar de sus limitaciones motoras, es capaz de hacer un maratón de 42K, practicar parapente, paracaidismo, buceo, alpinismo y muchas otras cosas.… Creo que si yo intentase correr 5K probablemente estaría quejándome de dolores por una semana. Otra falsa creencia es aquella que reza “no puedo aprender música porque no tengo oído musical“. Ciertamente hay personas con un talento innato hacia la música, pero eso no implica que nosotros, los mortales, no podamos ser buenos músicos, sólo es cuestión de mucho aprendizaje y entrenamiento adecuado.

Pero a lo que quiero llegar es que NADIE… ABSOLUTAMENTE NADIE, por más conocimientos o habilidades que tenga tiene derecho a mirar a otros por encima del hombro. Por más libros que haya leído, por muy músico de gran orquesta que sea, por muy mega-gerente que sea, por muy profesor con 50 postgrados que sea.

Cargos, creencias, preferencias, conocimientos, habilidades… NADA COLOCA A UN SER HUMANO POR ENCIMA DE OTRO, por lo tanto, los invito a que no pertenezcan a ninguno de estos dos grupos:

– Los que hacen bullying cultural: aquellos que se creen mejores por creer saber más que los demás y quieren humillarte (o lo practican sin “darse cuenta”).
– Los que se dejan hacer bullying cultural y viven humillados por la cultura o los conocimientos de otro.

Haz un poquito de auto-análisis… Hazte las siguientes preguntas:

  • ¿Será que en ocasiones mi pareja me ha hecho sentir humillado(a) por las cosas que él sabe y yo no?
  • ¿Es posible que yo, por ser profesor de idiomas, y hermoso en todos los sentidos, esté haciendo sentir a mis amigos mal con mi extrema perfección?
  • ¿Será que mis diversos aportes en erradicar la extrema ignorancia del mundo son bien recibidos?
  • ¿Soy una persona humilde?
  • ¿Me siento mal por no saber algo que otro sabe?

Ya sabes… Por un lado no te sientas limitado a alcanzar el conocimiento o habilidad que desees tener. Por otro, usa tus conocimientos para ayudar al prójimo a crecer, no para hacerlos sentir humillados.

¡DILE NO AL BULLYING CULTURAL! 🙂 

¿Y si leemos libros en las colas?

Recientemente tomé mi libro favorito para hacer un experimento…

El experimento es, leerlo solo cuando sienta, que la situación en la que estoy, me está haciendo perder el tiempo (y potencialmente la paciencia), por ejemplo:

  • La cola del bus.
  • La cola ya en el bus (tráfico).
  • En alguna sala de espera (médico, banco, tramites legales, etc).
  • La cola para comprar (comida, tickets, productos escasos, etc).
  • En el Metro.
  • Esperando a alguien (puede haber personas que llegan una hora tarde de la hora acordada).

En fin, muchas pueden ser las situaciones que por razones ajenas a nuestras voluntad ponen a prueba nuestra paciencia, en especial si nos toca realizar una espera muy larga.

Particularmente mi noción del tiempo ha cambiado mucho desde que comencé este pequeño experimento. Cuando tengo que esperar a alguien y me pregunta:

  • ¿Llevas mucho rato esperando?

Mi respuesta puede ser algo como, “No, apenas tres páginas” o en caso muy “malo”, podría responder: “Seis capítulos completos, es decir, 65 páginas completas.”

Y coloco “malo” entre comillas porque no es lo mismo perder dos horas en una cola para comprar una lata de atún, que invertir el tiempo de tu espera para leer cinco capítulos de tu libro favorito.

También puedo asegurarte que circulando entre las colas caraqueñas se pueden leer libros enteros, y con una rapidez que me hacen reflexionar la cantidad de tiempo que nos hemos acostumbrado a perder, tiempo que solo llena nuestro cuerpo de frustración, impotencia, mal humor, estrés y que difícilmente logramos drenar cuando llegamos a casa.

Muchas veces una cola (especialmente por comida), nos llena de muchos sentimientos negativos. Por lo tanto decidí leer como alimento personal, para bloquear esos sentimientos negativos y además como medio de protesta. Sí, quizás no lo parezca pero lo siento así. Leyendo protesto contra la ignorancia, contra la humillación, contra los valores invertidos que nos quieren imponer, contra los resentimientos que nos quieren sembrar, contra la miseria a las que nos quieren llevar.

En estás fechas se celebra la feria del libro en la Plaza Francia de Altamira, un buen espacio para curiosear libros (si aun no eres un lector frecuente) o para recargar tu amor por los libros.

Este artículo en particular lo comencé a escribir antes de ir a la feria de hecho tenía algo de dudas al publicarlo, pero la imagen a continuación fue una señal del cielo para hacerlo 🙂 La foto es de uno de los stands y me dijo que no estoy solo en esta idea.

IMG-20150510-WA0004

Este artículo se lo dedico a Alaína, quien me contagió en su amor por los libros y a YR, con quien he compartido mucho de ese amor a los libros.

Cuando falta inspiración

Este artículo está dedicado a escritores, bloggers, artístas, ilustradores y en general a todas aquellas personas que se dedican a ofrecer de manera periódica un trabajo creativo a su público.

No hay momento de mayor inspiración en la historia de un proyecto creativo, que antes de comenzarlo. Tienes un montón de ideas, dibujos o escritos y quieres darlos a conocer al mundo. Sientes que nada te puede detener. ¡¡¡ERES EL DUEÑO DEL MUNDO!!!

Meme Aw Yeah

Sin embargo, es necesario que sepas que más allá de tus ideas, en la vida encontrarás obstáculos que te impedirán ser consecuente con tu publico (más aun si no cobras por ello). Probablemente la escuela, la universidad, el trabajo, los hijos,… Cualquier cosa podría hacerte desviar de tu proyecto. Así que las oportunidades para actualizar tu web o tu medio disminuyen, tu mente comienza  a pensar en otras cosas y no tienes mucho tiempo para dibujar o escribir… O peor aun… Se te acaban las ideas… Te falta inspiración…

falta de inspiracion

Todas esas cosas pasan y es bueno que lo sepas…. Aquí te doy unos pequeños tips para que sepas que hacer en esos momentos…

  1. No hagas actualizaciones demasiado seguido. Si logras hacer muchos escritos, videos o ilustraciones diarias, publica máximo una al día y guarda las demás para publicarlas luego que tus ideas se agoten o no tengas tiempo de publicar.
  2. Fin de Semana. No es recomendable publicar los fines de semana. Está estadísticamente comprobado que el tráfico de un blog disminuye sábado y domingo.
  3. Manten la calidad. Cuando te falten las ideas y no tengas buffer (obras que guardas para publicar más adelante) es mejor que pares el blog unos días hasta que la inspiración vuelva a ti (aunque tus fans te presionen para que hagas nuevas publicaciones). Es preferible un parón del blog a que pierdas la calidad de tu trabajo, ya que, los que algún día fueron tus fans, al siguiente día dejarás de gustarles.
  4. Se sincero con tus lectores. Cuando llevas un ritmo, y no lo puedes mantener, infórmaselo a tus lectores, todos somos humanos y necesitamos tomarnos un tiempo.
  5. No abuses del consejo anterior. No es recomendable que te la pases diciendo “Hoy no puedo publicar”, “Toy enfermo”, “Toy estudiando”, “Toy trabajando”. En el fondo a tus lectores no le importa. Si tu vida se torna irregular sólo tienes que avisarle a tus lectores que harás actualizaciones esporádicas, como Zirta con Oseano y Morán con ¡Eh Tio!
  6. No te desesperes si la inspiración no te llega. Lee un libro, lee comics, estudia algo diferente. Sal de tu casa. VIVE… Tus vivencias son el combustible de tus obras 😛

Hay muchos truquillos más por allí en Internet para luchar contra la falta de inspiración, aquí sólo dejé los que más he usado.

Espero que les sirva 😉

Software Libre

Cita

Si la filosofía con la que nos organizamos como sociedad fuera la misma con la que se hace Software Libre, viviríamos en un mundo perfecto.

Palíndromo

Cita

Palíndromo: Dícese del tipo de dato que se representa igual en una arquitectura Little-endian y en una arquitectura Big-endian.

Planificación

Cita

El buen estratega planifica siempre asumiendo el peor de los casos.

Software Libre

Cita

Lo más privativo en el mundo del software, es la ignorancia.

Perfeccionismo

Cita

No es una buena idea ser perfeccionista cuando tu guerra es contra el tiempo.