Milagro (Por: Néstor Pinerúa)

Milagro que dentro de mi te encontrabas,
diamante luz que en mi camino te hallé.
Como cristal te cuidaba y te contemplaba,
en mis brazos al nacer me enamoré.
Ojos radiantes, mi muñeca de porcelana,
la rosa más linda del jardin,
Angelina fuiste bautizada.
Mi mensajera de Dios y guía,
quiero llenarte una larga vida de amor y alegría.
Amor sincero, inmenso y profundo como el mar,
Corazón entregado, pureza y bondad.

Venezuela (Por: Nestor Piñerúa)

Sueños que vienen y van,
sueños que se apagan y prenden.
Soñamos y despertamos,
y nunca dejamos de soñar.
Sueños que luchamos por lograr,
sueños imposibles de alcanzar.
Sueños tan lejos te tengo, sueño tan cerca te sueño.
Mi lentejuela, mi Venezuela, la más bellas de las velas,
de mi corazón y de mis sueños eres la dueña.
Tu tierra, tus mares, tus colores,
tu luz, tu aroma, tu piel,
cuatro, alma y corazón.
Unión, riqueza, felicidad,
de mis sueños eres mi pulmón.

Voces Agoreras (Por: Alba Crespo)

Sobre el fuego,
la olla cocina sus mentiras y engaños,
las voces agoreras precognizan
para servir en escudilla  de aire
a los oidores de futuras esperanzas,
los que no creemos en vanos albores;
solo esperamos realidades.

Alba Crespo - 27/01/88 - Tomado del libro Facetas. Pág. 10.

Títere (Por: Alba Crespo)

No es ser peregrino,
en la inmensa noche…
con delirio de manteles que flotan
febriles en el deseo
lo que causa terror.
Es el dolor lacerante a las pupilas
que contempla
al títere danzando en las esquinas.

Alba Crespo - 21/01/99 - Tomado del libro Facetas. Pág. 15.

Sentimiento eterno (Por Ernesto Marrero)

El frágil murmullo que brota
de tus labios de seda,
recorre el aceite de mi piel
bronceada por tus caricias.
Y como burbujas de cristal
mis pensamientos vuelan errantes
hasta encontrar tu corazón ausente,
que se funde con el mío por siempre.
Quiero ser tuyo eternamente
bienamada mujer de los cielos,
afrodita de oro reencarnada,
destello de pasiones y sentimientos.
Misterioso cáliz que sacian mi sed,
derrama tu liquido en mi corazón
y canta conmigo este himno
donde la melodía eterna es amor.
No te alejes jamás de mi camino
mujer de fantasías y desvelos
funde tu aura con la mía
y volemos juntos… el vuelo eterno.

Un héroe sin poderes – Capítulo 1 (Por Néstor Piñerúa)

Sale el sol, son las 6:00 am, suena el despertador y Peter se levanta. Poco animado e invadido por el sueño pesado se dispone a tomar una ducha. Tras media hora de aseo, se arregla, desayuna y parte a experimentar otro día en la oficina. Llega tarde como siempre y comienza la lucha diaria entre el público, los subalternos y los jefes. Es su primer empleo y Peter se esfuerza por aprender. Pregunta y nadie le responde por su sueldo y beneficios. Sólo hay que enfocarse en sacar el trabajo: múltiples cajas por archivar, libros y documentos importantes. El cálculo del monto a cobrar por las diversas solicitudes es un método que debe familiarizarse cada vez más, es una de sus funciones.

9:00 am. Peter le toca atender al público. Recibe las solicitudes de libros, copias certificadas y hay poco personal. Comienza la rutina: atender, buscar, entregar, calcular y ordenar. Cada vez más. Suena el teléfono y significa más trabajo: solicitudes externas que se deben atender. Son 3 empleados Peter, Ahinoa y Mario; y la mañana se vuelve pesada y atareada. 11.00 am Le toca el turno a una usuaria para hacer una solicitud muy costosa y su pago lo hace en efectivo presentado en un sobre. El dinero cumple el proceso rutinario pasando en manos de los empleados y del encargado, a fin de ser guardado en la caja fuerte.

Llega la hora de almuerzo y Peter pide permiso para retirarse. Pasa el tiempo y a las 2:00 pm llega Peter y comenta:

– Buenas tardes. Hace mucho calor en la calle y ni hablar del tráfico. Los veo a todos reunidos ¿Hay alguna novedad?

El jefe responde:
– Sí, te estábamos esperando. El dinero de la usuaria de la solicitud millonaria no está en la caja fuerte y afirma que te lo dio a ti. ¿Dónde está ese dinero?

Continuará…

Novia Luna (por Alba Crespo)

La luna contempla
sus galas nupciales
en la laguna,
cuando la noche;
único cortejo
se cubre
con su velo de estrellas.

Alba Crespo - 21/01/99 - Tomado del libro Facetas. Pág. 15.

Quiero (por Alba Crespo)

Elixir de fuego
quiero darte;
en tibio vaso para dioses,
tersura de pétalos
sobre tu seda humana,
tenerte así… así;
en las arterias de mi ser.

Alba Crespo - 4/05/94 - Tomado del libro Facetas. Pág. 23.

Comtemplo la Estrella (por Alba Crespo)

Mirando la estrella,
te contemplo en ella,
oliendo las flores me lleno de vida
oyendo los trinos sigo tus huellas;
sintiendo mis pasos
te veo caminando…
juntos a la hojarasca
hasta llegar al cielo,
promesa de fe y esperanza.

Alba Crespo - 24/04/88 - Tomado del libro Facetas. Pág. 32.

La magia de un verso (Por: Katara Moreno)

Ella es un alma pura, que vaga en un mundo lleno de dolor, camina por sus calles oscuras intentando iluminar con cada paso, cada rincón, no se da cuenta que muy cerca de ella hay aún más oscuridad, disfrazada en falsos amores, falsas amistades, hipocresía a montones, críticas destructivas de sus seres queridos y demás, ella no lo merece, ¡ella no!.

En su trayecto se topa con alguien, que con palabras, da sentido a la vida, le busca un lado menos monótono y aburrido, una escritora, que al verle queda perpleja con lo puro de su ser y lo hermoso de su querer. Sin duda encontró lo que hacia falta a sus historias, alguien real, esa persona que, en muchos de sus relatos describió, pero que hasta el momento nunca conoció, al instante le confesó que la volvería poesía, de la más hermosa que ha leído, comenzó a soltar palabra tras palabra, mientras nuestra protagonista algo confundida dijo:

– Nadie, jamás se expresó de esta forma acerca de un chica tan común como lo soy yo.

La escritora a su vez, le acercó su dedo índice a sus labios en un gesto de cariño y respeto a su inspiración, mientras dentro, algo extraño, una sensación bastante peculiar le invadía,

– ¿Qué era esto? ¿Por qué con ella? No le conoces de nada como para sentirte así – Se repitió para si misma por un momento, mientras la dulce chica la observaba sin entender porqué está allí, pero sin apartarse.

Luego de un momento mágico y un cruce de miradas donde establecieron una magnifica conexión, la escritora por fin dijo:

– Nunca enamores a una escritora… Te puede hacer inmortal.

La chica, fingiendo no entender, se acercó aún más y a su oído dijo:

– Sería un placer para mi, ser la musa de tus hermosos versos, y si el precio es ser inmortal, por ti, lo seré.

Sin mediar palabra alguna plantó un único y placentero beso en sus labios, lo cuál sellaría la más linda de las historias. Porque, ¿Quien sabe lo que ocurrirá luego? Estamos seguros del ahora, el futuro es totalmente impredecible, y eso lo hace fantástico, a pesar de sus riegos.

Estas chicas pasaron la tarde observando un atardecer, que les hizo parecer haber sido diseñado en aquel momento, sólo para ellas. Mientras nuestra protagonista cantaba en su oído, la escritora, creó el mejor de los versos hasta ahora, y era simple el por qué: tenia de inspiración a su musa de gran valor.