Propósitos para el año 2018 by guzman6001

Comienza un año y con él, llegan los propósitos y las resoluciones, estableces metas y compromisos. Una de mis principales resoluciones es volver al blogging activo. Me propongo publicar todos los días, como aquellos tiempos de REPRASOL, el blog que nacía oficialmente el 18 de agosto de 2008 y que mantuve hasta el 11 de marzo de 2011. Si bien es cierto que llevo años sin publicar con frecuencia, ayer, primero de enero me inspiró el proyecto #Mentor365 del canal de YouTube Libros para Emprendedores, con Luis Ramos.

Como siempre, la temática de este blog se mantendrá diversa (por no decir random), entre tecnología, juegos, programación, educación, reflexiones o cualquier cosa que se me ocurra.

Otro punto es que me gustaría que las personas que más aprecio escribieran por lo menos un artículo en este blog este año, por supuesto, manteniendo la estricta temática del blog, es decir, que escriban lo que les de la gana. Conozco muchas personas con gran potencial para escribir y quiero “obligarlos” a salir de esa zona de confort, de la pena y que se atrevan a hacerlo. 

Otro reto para este año es volver a tomar el hábito de leer 12, en 2016 me propuse 12 libros y leí 16, y anterior a eso fueron 24 el año anterior, así que este año me propongo a leer 12 pero del siguiente modo

Y por supuesto publicar un artículo acerca del libro y como hice en 2015, tratar que varias personas me acompañen en el reto.

Así que, en resumen… Comenzamos el año con entusiasmo y con el propósito de entusiasmar y llenar de positivismo a mucha gente 😀

Haiku # 1

Detrás del haiku,
escondido asecha,
el humor negro.

El Mensaje Implícito

Y fue el momento…

Dos soledades se hicieron compañía,
se llenaron dos corazones,
se multiplicaron los ojos,
se apagó la lógica.

Aquel día no tuvo fecha.
Los metales de los relojes se fundieron,
hechos líquido cayeron.
No hubo espacio.

El fuego se expandía,
el agua lo avivaba más y más.
Se confundió el dolor y el placer.
Se hicieron uno el día y la noche.

La lluvia se hizo presente.
Inmensas lejanías se hicieron cercanas
y los seres indecisos no supieron si vivían
o estaban muertos.

Todo lo blanco se volvió rojo,
el amor lo tiñó.

Ambos entregaron sus vidas,
muertos y vivos a la vez
opacaron los prejuicios.

(15 de mayo de 2004)

Despedida

Hoy no supe si decirte adiós o hasta luego. Hoy nos despedimos, con una amarga sensación que gritaba para siempre, dándole a cada una de nuestras palabras un oscuro matiz que me hacían sentir que eran las últimas.

No, si por mi fuera, no hubiera llegado este día, ni este momento, pero es difícil aceptar que, el dulce néctar que un día te dio alegría, pueda envenenarte lentamente.

No, no puedo decirte adiós, porque todo lo que eres se fusionó en mi y vivirá conmigo por siempre. Lo admito, no solo te amé, también te robé un poco, me apropié incluso de algunos de tus defectos, quizás para no extrañarlos, quizás porque terminé amándolos también. No, no puedo decirte adiós porque si otra vida viviera, otra vida quisiera conocerte y enamorarme irremediablemente de ti.

No, no puedo decirte hasta luego, porque ya no pueden coexistir un nosotros y un mañana. La experiencia me ha enseñado que el tiempo no es capaz de remediarlo todo, que hay oportunidades que no se repiten y que la pureza del amor no se regenera.

Afortunadamente, la existencia es un círculo compuesto de historias, una termina e inmediatamente otra comienza.